DERECHOS RESERVADOS © MAURICIO MARTINEZ R.

HOME   CONTENIDO   MUSICA   DANZA   TEATRO   PATRIMONIO   NATYASHASTRA   AUTOR  CONTACTO

ARTES ESCÉNICAS
DE ASIA

EL TEATRO TRADICIONAL DE INDIA - Múltiples Corrientes

Por Dra. Kapila Vatsyayan


2- KUTIYATTAM (I)


Es característico de las tradiciones culturales indias que un movimiento, forma o estilo, originado en una parte de la India en un período histórico determinado, encuentre su mejor y más maduro florecimiento en una parte distante totalmente diferente. Hay amplias pruebas de este fenómeno a lo largo de la historia, que abarca los campos de la literatura y las artes plásticas y escénicas, especialmente desde el siglo X. De hecho, a medida que avancemos, observaremos que, a pesar de la identidad regional y a veces local distintiva de muchas formas y estilos, una mirada atenta revela sus relaciones inconfundibles con formas similares de otras regiones y, por supuesto, sus conexiones con otras formas de la misma región.


Si tomamos el ejemplo de Kerala, es bien sabido que, aparte del Kathakali, la tradición del Kutiyattam y la recitación y el canto del Gita Govinda se consideran las dos formas más destacadas allí. Sin embargo, un análisis de ambas revela que, si bien la forma resultante final es ciertamente de carácter regional, sus orígenes deben remontarse a fuentes de fuera de Kerala. Además, estas dos formas, al igual que otras en Kerala y fuera de ella, ofrecen ejemplos de un espectáculo teatral que se mueve en múltiples planos y que, por tanto, contiene en su interior las dimensiones de la continuidad y, al mismo tiempo, una preocupación por el "tiempo" aquí y ahora, en una palabra, por la contemporaneidad.


El Kutiyattam es fácilmente el superviviente más destacado entre las formas que contienen algunos elementos esenciales de contenido y características estructurales del teatro sánscrito. Sin embargo, también es el precursor y el pionero de las tradiciones del teatro indio que se desarrollaron en diferentes partes de la India desde el siglo X, coincidiendo aproximadamente con la ruptura de la unidad proporcionada por el sánscrito y el crecimiento de las lenguas y la literatura regionales. En su elaboración entraron muchos elementos, algunos extraídos fielmente de las convenciones del teatro sánscrito, tanto en el contenido como en la forma, y otros totalmente regionales con raíces tribales o rituales exclusivas de Kerala. Aunque los estudiosos tienen razón al calificar a menudo el Kutiyattam como la única tradición de teatro sánscrito que ha sobrevivido, hay que recordar que el Kutiyattam también tiene vínculos inconfundibles con tradiciones que tienen poco o nada que ver con el teatro sánscrito.


Antes de examinar los diferentes aspectos del contenido, la forma y la técnica de esta forma tan desarrollada, es necesario dar una breve perspectiva histórica del estado del teatro sánscrito y su prevalencia en el período inmediatamente anterior a la evolución del Kutiyattam. También sería necesario llamar la atención sobre las escuelas regionales de poesía, teatro, danza y música que influyeron en su crecimiento.


Es bien sabido que los dramaturgos Kalidasa, Bhavabhuti y Harsha procedían del norte. Sin embargo, el descubrimiento de los manuscritos de las obras de Bhasa cambió la idea aceptada de que la tradición teatral sánscrita se limitaba sólo al norte. Desde principios de este siglo se han descubierto muchos más manuscritos que demuestran de forma concluyente que las tradiciones teatrales sánscritas llegaron pronto a Kerala y que a través de este material se puede reconstruir una historia continua del teatro sánscrito de casi ochocientos años. Quizá no sea casualidad que el comentario de Abhinavagupta, el más destacado comentarista del Natyashastra, se haya encontrado en Kerala.


Sabemos que el teatro sánscrito, tal como lo describió Bharata, dio lugar con el tiempo a las formas menores conocidas como Uparupakas. También sabemos que ya en la época de Harsha se había popularizado una forma de teatro sánscrito llamada Sangita nataka o Sangitaka. Parece que el Kutiyattam tuvo vínculos directos con estos desarrollos del teatro sánscrito.


Junto con la historia general de la evolución del teatro sánscrito común a todas las partes de la India, tenemos que tener en cuenta la historia de Kerala. Kerala ha sido conocida como el centro más activo de comercio desde tiempos proto-históricos. Tuvo contactos comerciales con Egipto, Arabia, Babilonia, Roma y China. Es inconcebible que en el proceso de exportación de madera de teca, sándalo, especias y demás no entrara en contacto con la cultura de las antiguas civilizaciones. De hecho, Kerala también ejemplifica otra aparente paradoja india, es decir, la capacidad de forjar lazos, de dialogar con culturas ajenas, por un lado, y, por otro, la misma capacidad de aferrarse a una "ortodoxia" que no puede ser penetrada. Mientras que ciertos aspectos de la vida cultural de Kerala seguían siendo muy conservadores y ortodoxos, había otros que mostraban una notable capacidad de comunicación y adaptación. La existencia de estas tendencias paralelas puede verse en muchos aspectos de la historia cultural de Kerala, aunque en ningún otro lugar se ilustra de forma más elocuente que en sus tradiciones artísticas.


Megástenes nos deja un vívido relato de Kerala en el siglo IV a.C., precedido por los comentarios sobre el alto grado de desarrollo cultural tanto en el Ramayana como en el Mahabharata. Los edictos de Ashoka hablan de Keralaputra y posiblemente se refieran a la dinastía de los Cheras, la línea de reyes más poderosa de Kerala que gobernó el país durante más de mil años. Aunque su fortuna decayó en los siglos VII y VIII, en los siglos IX y X parece haberse establecido un segundo imperio estable y seguro de los Chera. El fundador de este segundo imperio fue Kulashekhara, cuyos descendientes añadieron el nombre Perumal a sus nombres - "Perumal" denota el rey, el emperador. Durante este periodo, al igual que en el periodo protohistórico, Kerala siguió desarrollando sus vínculos comerciales con los abasíes, los bizantinos, Constantinopla, el Sacro Imperio Romano, la China de los Tang, Bagdad, Camboya y Sumatra. Crecieron vastos complejos urbanos, especialmente en la región de Vanci-Muziris: Mahodayapuram fue el nuevo nombre de la capital. El rey Kulashekhara Varnam de la segunda dinastía Chera es considerado el autor de la tradición del Kutiyattam. Fue el autor de dos dramas, Subhadradhananjayan y Taptisamvaranam. La historia política de la región, las conexiones con los reinos tamiles vecinos y la capacidad de diálogo con el mundo exterior influyeron sin duda en la capacidad creativa del rey como renovador y reformador de la escena sánscrita.


La historia política de Kerala debe completarse con su historia social y cultural, sobre todo en la medida en que afectó y sigue condicionando las tradiciones y la actuación artística.


Tal vez no sea posible entrar aquí en la compleja estructura de la sociedad de Kerala. Sin embargo, es necesario señalar que el desarrollo de formas como el Kutiyattam está directamente relacionado tanto con la rígida estructura de castas de la sociedad como con los canales incorporados de movilidad y cambio dentro de las agrupaciones aparentemente jerárquicas y aislantes. Llegados a este punto, sólo hay que mencionar un hecho y es el de la relación entre los Nambudiris y los Nayar, por un lado, y entre los Chakyar y los Nambudiris, por otro. Los grupos brahmánicos, inmigrantes en Kerala, asumieron la autoridad muy pronto. Los príncipes gobernantes se transformaron en Kshatriyas: las incesantes guerras con los Cholas dieron lugar a la aparición de la clase militar conocida como los Nayars o Nairs. Sin embargo, existía una considerable comunicación social entre los Nambudiris, los Brahmanes, los Nairs y los Kshatriyas: excepto el hijo mayor, los demás hijos de los Nambudiris podían casarse con mujeres Nair. Los Chakyars hereditarios pertenecen a esta estructura social y sus orígenes también se remontan a la historia temprana de Kerala. Es interesante señalar que los Chakyars pertenecen a la casta de los Ambalavasi (habitantes de los templos), un grupo intermedio entre los Brahmanes y los Nair. Mientras que los Ambalavasi trabajan como sirvientes en el templo, los Chakyars son una subcasta especial. Al parecer, si se sospecha que una mujer Nambudiri ha cometido adulterio, se la suspende y se le retiran temporalmente los privilegios de los que goza como esposa, hasta que se demuestre su culpabilidad o inocencia. Si los ancianos de la comunidad la declaran culpable, es expulsada. Si durante el período (es decir, entre la fecha de su delito y la fecha de su expulsión) nace un hijo varón, éste se convierte en un Chakyar, y si es una hija, ella se convierte en una Nangyar. Los inicios de los Chakyar se remontan a estas prácticas sociales, que ilustran el dictamen de Bharata de que el teatro rompe las barreras sociales y que es un quinto Veda abierto a todos, independientemente de la casta y el credo. Este hecho sociológico arroja una luz muy interesante sobre el papel de las artes al traspasar las barreras de las castas y convertirse en instrumentos de comunicación en una estructura social por lo demás rígida.


Los orígenes de los Chakyars quizá puedan remontarse a la época pre-sánscrita o al periodo del Shilappadikaram, el clásico tamil. La escritura de las primeras obras de teatro del Kutiyattam y el desarrollo del Chakayarkuttu tienen, pues, vínculos evidentes con una estructura social que reconocía a una determinada clase de personas como profesionales con el teatro como "vocación". También debemos referirnos a otra importante institución social, la del nattukulam o asamblea del pueblo.


Este breve esbozo puede reforzarse con referencias a otros aspectos de la vida social y económica de Kerala, que sin duda han dejado una huella en el desarrollo del Kutiyattam, especialmente el papel del vidushaka, pero esto lo examinaremos cuando analicemos la estructura del Kutiyattam.


Pasemos ahora a la historia artística general de Kerala, indispensable para comprender las cualidades literarias y teatrales de una forma como el Kutiyattam.


Aunque ha habido mucha controversia sobre el origen de la lengua malayalam, hoy se reconoce que los tottams fueron las primeras composiciones, anteriores a la prevalencia del tamil o el sánscrito en Kerala. Los tottams o cantos, baladas o canciones estaban naturalmente en las tradiciones de la poesía oral y siguieron influyendo en la evolución del malayalam, incluso cuando entró en contacto con el tamil y, más tarde, con el sánscrito. Durante la primera y la segunda fase de la dinastía Chera, el tamil, o más concretamente el chentamil, fue la lengua estatal. Las dos obras más destacadas son el Patitruppattu, una saga poética que ensalza a diez generaciones de los Chera, y el célebre Shilappadikaram, atribuido por estudiosos como el Dr. P. Nair y el Dr. Meenakshisundaram a Ilango Adigal, hermano del rey Chenkuttuvan, que se supone que floreció en el siglo II. Así pues, el malayalam y el tamil primitivos debieron surgir simultáneamente a partir de la lengua proto-dravídica. Sin embargo, desde que el chentamil se convirtió en la lengua oficial del estado, se produjo una mezcla de ambas entre los siglos II y VII. En la situación del tamil-malayalam entró un nuevo factor, la llegada del sánscrito. En Kerala surgió otra mezcla lingüística de malayalam y sánscrito, conocida como Manipravala, donde mani (malayalam) significa rubí y pravala (sánscrito), coral. La escritura de las primeras obras de teatro de Kutiyattam coincide con la literatura en Manipravala en Kerala.


Debemos recordar, pues, que en la época en que Kulashekhara escribió sus obras había varios desarrollos paralelos en la lengua y la literatura de Kerala. La poesía malayalam original, sus baladas y cantos existían en las ricas tradiciones de la literatura chentamil, que había florecido durante muchos siglos. Coexistieron el establecimiento de varias escuelas de aprendizaje del sánscrito y el pensamiento hindú, budista y jainista que llegaron a crecer. En el siglo VIII, Kerala parece haber asimilado el sánscrito tan totalmente que la literatura de muchas disciplinas se escribió en esa lengua. Así lo atestiguan las numerosas obras sobre gramática, lingüística, filosofía (incluida la de Shankara), astronomía, ciencia, arquitectura, escultura y música que se compusieron en Kerala entre los siglos VI y XVI, todas ellas en escritura malayalam pero en lengua sánscrita. No es de extrañar, por tanto, que Kulashekhara, el autor de las dos obras de Kutiyattam, refleje la situación contemporánea de Kerala, que presentaba una imagen de mezcla única de muchas vertientes, tanto sociales como culturales, algunas de las cuales tenían vínculos con tradiciones de fuera de Kerala y otras eran totalmente autóctonas de la región.


La evolución de otras artes, en particular de la arquitectura, la escultura, la pintura y la música, también es relevante para entender el crecimiento del Kutiyattam. Aunque no se conservan ejemplos tempranos de arquitectura, incluso los tardíos de arquitectura teatral muestran vínculos identificables con las características arquitectónicas del teatro descritas en el Natyashastra. En la arquitectura de los templos, Kerala sigue los estilos dravídicos: la aportación más auténtica es la del templo circular que se comenta en los textos sánscritos posteriores al siglo VI. Esta característica arquitectónica es autóctona de muchas tribus y pueblos de Kerala. Los restos arquitectónicos pertenecientes al siglo X, y especialmente a los posteriores al XIII y XIV, manifiestan los rasgos típicos de la escuela de arquitectura regional. El Kuttambalam, el recinto teatral tradicional de Kutiyattam, tiene algunas afinidades con la tradición india o sánscrita más amplia, por un lado, y sin embargo muestra un carácter regional distintivo, casi único, por otro. Tendremos ocasión de examinar esto con cierto detalle en nuestro análisis de la presentación del Kutiyattam. Los textos que datan de los siglos X a XVI ofrecen elaboradas descripciones de los planos arquitectónicos de los teatros, etc., y pueden relacionarse con las estructuras existentes en Kerala, en particular la del templo Vatakkunathan de Trichur.

TEATRO